Categorías
COVID-19 protestas

Post quarantine scenarios: Is there space for political transformation?

Considering that this text was published by Jacobin at the beginning of the quarantine, and the strength of the response to George Floyd’s murder in the US, it is clear that 2020 will continue bringing people to the streets, especially when the pandemic has shown the extremely precarious seams that hold social reproduction in capitalism.

“The Center for Strategic and International Studies, a center-right think tank, has attempted to nail down the phenomenon with a new report called “The Age of Mass Protests: Understanding a Global Trend.” The paper’s authors analyzed data from across the globe and found that the current period of mass protests dwarfs any that has come before in size and frequency. Each year between 2009 and 2019, the number of mass protests increased annually by an average of 11.5 percent.

The protests are growing bigger, too, both in terms of sheer numbers and proportion of the broader population. Last year over a million people protested in Santiago and two million protested in Hong Kong. The authors’ regional analysis showed that sub-Saharan Africa saw the largest spike in mass demonstrations over the last decade, followed by South America, while Oceania saw the smallest, followed by Asia. Every region of the world saw an increase.

And wealthy, developed capitalist nations were far from immune. The rate of increase in mass protests in North America and Europe was higher than the global average. The United States has been a hotbed of dissent, especially since the advent of the Trump administration. Even accounting for population growth, the authors estimate that the relative number of people who participated in protests from Donald Trump’s inauguration to the present day is higher than the relative numbers who participated in the Civil Rights Movement or the anti–Vietnam War protests. The period from January 20, 2017 to January 1, 2020 included the five largest protests in US history.

The study’s authors cited several potential reasons for the spike in protest. Internet access and social media is clearly of critical importance, a consensus that emerged early in the decade during the Arab Spring. So too are global youth unemployment and underemployment, intensifying global economic inequality, growing perception of corruption and loss of faith in political leadership, increased education which leads to higher political awareness and engagement, and environmental stress and climate change. The latter have not only elicited mass protests themselves but have also destabilized regional economies and political regimes, spurring mass demonstrations as well as displacing rural people, sending them to cities where they are more likely to participate in protests.”

Source: A Brief Intermission in the Age of Unrest

Categorías
América Latina COVID-19 protestas

Escenarios Post cuarentenas: ¿hay espacio para la transformación política?

La Cepal, Comisión Económica para América Latina y el Caribe, estima que “el producto interior bruto (PIB) de la región se contraerá un 5,3 % este año, que habrá 11,6 millones de nuevos desempleados y 215 millones de pobres, pues la tasa de pobreza pasará del 30,3 % al 34,7 % de la población.” 

“Para mitigar los devastadores efectos de la pandemia, la Cepal pidió este martes a los Gobiernos latinoamericanos implementar “inmediatamente” una renta básica que permita a la población más golpeada sobrevivir mientras dure la crisis del coronavirus, que mantiene a la mayoría de las economías de la región a medio gas. La propuesta del organismo es que el denominado ingreso básico de emergencia (IBE) tenga una duración de al menos seis meses y sea equivalente a una línea de pobreza, que supone aproximadamente 143 dólares mensuales. La medida, que en principio solo beneficiaría a los 215 millones de personas en situación de pobreza, supondría un gasto adicional del 2,1 % del PIB regional.”

“”Si la ciudadanía ve que esta crisis fue el shock necesario para cambiar de mentalidad y de modelo de desarrollo, podremos tener un mejor futuro”, indicó en una entrevista a Efe la secretaria ejecutiva del organismo dependiente de la ONU, Alicia Bárcena. Por el contrario, agregó, “si los Gobiernos están pensando en volver a lo que había antes, ahí es donde se va a desatar la crisis social nuevamente porque no queremos volver a tanta desigualdad y a tantas brechas estructurales”.”

Tomado de “Las protestas volverán a América Latina si la respuesta a la pandemia es insuficiente.”

Categorías
América Latina protestas

Foro Urgente para Latinoamérica

¿Qué está pasando en América Latina?” fue una oportunidad para intercambiar puntos de vista sobre la situación en América Latina, en Amerlinghaus, Viena, Austria. Foro realizado el 21/11/2019.

In the beginning of November 2019, various Latin-American countries such as Ecuador, Bolivia and Colombia, Chile, and Argentina experienced an upheaval of social movements and unrest directed towards social inequality, neoliberal structures and authoritarian developments. 

With the Pandemia hitting Latinamerica, mobilization and protests had to stop abruptly, with authoritarian actions and military control impeding the population to leave their houses and publicly manifest their demands. Dealing with this crisis, latinamerican countries face immense challenges, with structural problems, inequalities and social insecurity becoming ever more evident, with many fearing for their existence, struggling with hunger and access to public health. 

The 21st of November 2019 a forum about the latinamerican situation took place in the Amerlinghouse in Vienna. Activists from different latinamerican countries living in Austria gave insights into the then current situation, structural problems and existing conflicts of interest. Giving space to their input and analysis on this blog, we want to remind which unresovled conflicts existed before the Pandemia hit Latinamerica. We should observe critically to what extent those conflicts and demands will have an impact on and influence on how those countries deal with the current situation of crisis – which is deeper than only the covid-crisis and includes a political, social and environmental crisis as well – and which course of action they take. With the consent of the organizers, activists and representatives of the activist groups we show the introduction to the forum and the presentations from Bolivia, Chile, Ecuador, Colombia.

—————————————————————————————–

A principios de noviembre de 2019, varios países latinoamericanos como Ecuador, Bolivia y Colombia, Chile y Argentina experimentaron un levantamiento de movimientos sociales y disturbios dirigidos hacia la desigualdad social, las estructuras neoliberales y los desarrollos autoritarios. 

Con la pandemia que golpeó a América Latina, la movilización y las protestas tuvieron que cesar abruptamente, con acciones autoritarias y control militar que impidieron a la población salir de sus casas y manifestar públicamente sus demandas. Para hacer frente a esta crisis, los países de América Latina se enfrentan a inmensos desafíos, ya que los problemas estructurales, las desigualdades y la inseguridad social son cada vez más evidentes, y muchos temen por su existencia, luchan contra el hambre y el acceso a la salud pública. 

El 21 de noviembre de 2019 se celebró un foro sobre la situación latinoamericana en la Amerlinghouse de Viena. Activistas de diferentes países latinoamericanos que viven en Austria dieron su opinión sobre la situación actual, los problemas estructurales y los conflictos de intereses existentes. Dando espacio a sus aportes y análisis en este blog, queremos recordar qué conflictos no resueltos existían antes de que la pandemia golpeara a América Latina. Deberíamos observar críticamente hasta qué punto esos conflictos y demandas tendrán un impacto e influencia en la forma en que esos países abordan la situación actual de crisis -que es más profunda que sólo la crisis covid que incluye también una crisis política, social y ambiental- y qué curso de acción toman. Con el consentimiento de los organizadores, activistas y representantes de los grupos de activistas mostramos la introducción del foro y las presentaciones de Argentina,  Bolivia, Chile, Ecuador, Colombia.

Introducción, Ruth sierra León y Fernando Romero -Forsthuber:

Contextualización sobre la situación del gobierno de Mauricio Macri en Argentina, Juan Gerez- GEAA:

Pamela Monroy Quispe sobre la situación en Bolivia:

Vanessa Savedra – Grupo Chile despertó Viena, sobre el estallido popular chileno:

Marcela Torres Heredia sobre los asesinatos de líderes sociales en Colombia:

Sara Vaca sobre la desestabilización en Ecuador:

Todos los videos fueron realizados por Alfredo Ledesma.

Categorías
América Latina protestas

Textos recomendados

Algunas sugerencias enviadas por aliadas y compañeras de ruta y lucha…

Textos recomendados desde Chile:

La revuelta de octubre, en torno a abusos, excesos y derrumbes

Donde los miedos se transforman en rabia

Los seis meses que transformaron Chile

Chile, 2019. Foto: Getty agencia BBC.

Textos recomendados desde Colombia:

Centro Nacional de Memoria sale de la red internacional de Sitios de Consciencia

No a la censura en el Centro Nacional de Memoria Histórica

En el bombardeo de Caquetá murieron ocho menores, no siete, revela la fiscalía.

Textos recomendados desde México:

PRONUNCIAMIENTO de Restauradoras con Glitter ante las pintas de la manifestación y marcha feminista del pasado 16 de agosto

La herida que sí ves

Texto publicado por María Teresa Priega-Roca frente a la criminalización de las protestas en agosto, vía facebook: 

Las cámaras siguen con meticulosidad las roturas en la estación del Metrobús.

“Las feministas, vandalizan…”

Son destrozos. Sí.

Imaginemos que es una mujer. Que es de noche. Que es su cuerpo.

Así sucede.

Los feminicidas vandalizan los cuerpos femeninos.

Los destruyen. Los escrituran.

Un pezón arrancado a dentelladas.

La escritura de la más feroz de las violencias.

Y caminan las calles de las ciudades ensangrentadas.

Los feminicidas. Los violadores.

Como si nada.

“Objeto punzo-cortante. Treinta y cinco puñaladas. Introducción objetos. Cortes transversales. Irreconocible por quemaduras”.

“Están rompiendo los vidrios con un extinguidor”, nos informa el reportero esta noche.

Nota roja pan nuestro de cada día: “Violación tumultuaria”.

“Vandalizan los muros”, nos informa el reportero esta noche.

Nota roja pan nuestro de cada día: “Cuerpo femenino. 20 años. Fragmentado”.

“Fragmentado”, quiere decir, que después de violación, tortura, feminicidio, cortaron el cuerpo en pedazos.

Ajá, con una sierra, por ejemplo.

O, con cuchillo, ¿verdad? Sí, es laborioso.

Y, luego, hay que ir al supermercado, ¿verdad? por las bolsas negras de basura. ¿Verdad? De esas de plástico.

Es difícil que las madres encuentren el cuerpo de sus hijas.

Los familiares buscan.

Cuerpos desmembrados.

Daniela en ese taxi que desviaba la ruta.

Sola. Desamparada. La chamaca más infinitamente sola del mundo.

Somos esa sociedad, que no supo y no pudo proteger a Daniela.

“¡Ayúdame!”

“Ya no se ve nada”.

Una niña, una adolescente, una mujer.

Una niña una adolescente una mujer.

Una niña una adolescente una mujer.

Así, nueve veces, cada día.

Su rostro, sus palabras, su vida.

Su pánico. El horror.

Su a- se- si -nato.

Lento y terrible, sí.

Son demasiados.

A los medios no les daría el tiempo de cubrirlos.

No. Es un matadero de mujeres, no bastan los reporteros. Ni las cámaras.

No bastan.

Y no se trata de deprimir a la audiencia.

La asesinaron en su casa.

A dos cuadras de su casa.

Tenía 11 años: en el pesero.

Tenía 70 años: en su hogar.

Por allí comenzamos.

Por los cuerpos femeninos vandalizados.

Destruidos lentamente.

Por los cuerpos fragmentados arrojados en bolsas al río de los Remedios.

En un tanque de agua en la azotea: el cuerpo de una mujer.

En cualquier lote baldío: un cuerpo, dos cuerpos, tres cuerpos. “Femenino masacrado”.

Allí, en esos huesos para el forense. Hubo una vida. Un nombre. Una manera de andar por el mundo.

“La violencia no se combate con más violencia”.

Es verdad. Es verdad.

Suena justo. Hasta bonito.

La legalidad, caray, qué más quisiéramos.

¿Cómo les digo? Es un asunto de proporciones.

La barbarie. Tomó las calles.

Tenemos miedo. Casi todas. Y, ellas, más. Son tan jóvenes. Son valientes. Son sororas. Y nos dicen:

“Nos están matando”.

Hoy, se escrituraron los muros alrededor de una glorieta en la Ciudad de México…

Estamos obligados a escuchar.

No ha sucedido. No hemos podido. Escuchar.

Daniela: “Ya no se ve nada”.

Y, esta tarde- noche.

Una joven viva. Viva. Viva.

Abre los brazos hacia las nubes.

Como en la foto.

Por ellas.

Esa es la “secuencia”.

Esa, y no otra.

Y, se los ruego.

A los enemigos de la Cuarta T.

No irrumpan acá.

Por favor, no.

Los feminicidios, por primera vez, tienen la posibilidad de ser escuchados.

No comenzaron hace ocho meses.

Ojalá, que los feminismos…

tan distintos entre sí…

ojalá, y que todas las generaciones de los feminismos…

podamos abrirnos a un diálogo.

Nos necesitamos.

Vamos juntas.

A pesar de nuestras diferencias: ante la violencia misógina,

vamos juntas.

Nos tenemos que cuidar.

Tomemos las plazas. ¡Claro que sí!

Tomemos también, las mesas de diálogo.

Tenemos tanto que aprender las unas de las otras.

Ni una Menos.

Si Tocan a Una Respondemos Todas.

Categorías
América Latina protestas

Ampliando el contexto de las luchas en suspenso

Bolivia, noviembre 2019. Fuente: CNN en español

Este texto de Mayumi Yasunaga Kumano, amplía la información respecto de las condiciones que explican la ola de protestas en la región más desigual del planeta, que se vieron paralizadas por el COVID-19. Según ella:

“Este deterioro de las condiciones de vida y de la economía es uno de los motivos del descontento del ciudadano con el sistema político y sus representantes. Si acudimos a los datos aportados por el último informe de Latinobarómetro del año 2018, la situación política en América Latina se ha deteriorado de forma considerable. El número de ciudadanos que apoya la democracia como sistema político ha caído en varios países. Desde el año 2013 en Paraguay el apoyo a la democracia cayó 10 puntos. En Ecuador, 11 puntos y en Argentina y Brasil 15 puntos. Un dato importante relacionado con el apoyo a la democracia es que este se da en mayor proporción entre la clase media. La reducción de esta clase social puede ser perjudicial para los sistemas democráticos, sobre todo teniendo en cuenta la satisfacción general de la ciudadanía con la democracia en sus países. En Brasil, solo el 9 % de la población se siente muy satisfecha o satisfecha con la democracia, otros países como Perú, El Salvador, Venezuela, México o Guatemala oscilan entre el 11 % y el 20 %. 

Otro dato revelador de la desigualdad social trasladada a nivel político en América Latina se encuentra en la pregunta de si se gobierna para unos pocos o en interés del pueblo. En Brasil, México, Paraguay, Venezuela, El Salvador, Perú o República Dominicana, la proporción de ciudadanos que responde «en beneficio de grupos poderosos» oscila entre el 90 y el 83 %. En cuanto a la opinión sobre la justicia con la que se reparte la riqueza en sus países, las respuestas son igual de negativas. En Brasil y Venezuela, solo el 8 % cree que se reparte la riqueza de manera muy justa o justa; en Argentina un 9 %, El Salvador, un 10 %, México y Perú un 12 % y Colombia, un 14 %. 

Conectado con ello se da un elemento potenciador de la desigualdad en la región: la corrupción, fruto de la debilidad institucional en América Latina. La apropiación de fondos públicos por los representantes políticos en todos los niveles de la administración, desde el estatal hasta el local, implica no solo el crecimiento desproporcionado de la renta de una serie de individuos, sino también la infrafinanciación de los servicios sociales dirigidos a los más desfavorecidos, aumentando así la desigualdad. Según Oxfam, en 2014 el 10 % de la población de América Latina poseía el 71 % de su riqueza, lo que ofrece una imagen clara de lo enquistada que está la desigualdad en la región.”

Categorías
América Latina protestas

Una pausa forzada mientras retomamos las calles

Mientras seguimos a la distancia noticias sobre el COVID-19 en Perú y el mundo, nos preguntamos cómo continuarán las protestas con las que empezó el 2020…

El año 2019 fue un momento de respuestas sociales explosivas, llamado “La Primavera Latinoamericana” por algunos medios de comunicación. Chile, Ecuador, Colombia, México, Bolivia, Venezuela, Haití, Nicaragua, Argentina y en menor medida Perú, vieron sus calles rebalsadas de gente reunida alrededor de distintas causas: rechazo al modelo neoliberal, conflictos socio ambientales, el rechazo al feminicidio y la necesidad de legalizar el aborto, vacíos de poder y crisis de gobernabilidad generalizadas. 

Este fenómeno se caracterizó por el fuerte contraste entre el creciente uso del color, el sentido del humor, la música y demás expresiones culturales que celebran la variedad identitaria; y el aumento de la violencia policial ante la venia de los gobiernos regionales, que vienen criminalizando progresivamente el derecho ciudadano a la protesta.

La imposición de la cuarentena llegó a estos países como un baldazo de agua fría ante la fuerza que los movimientos sociales adquirían con el pasar de los meses, justo después de la marcha del 8 de marzo del 2020, que implicó una amplia movilización en varios países. Mientras muchos empiezan a salir de sus casas para solidarizarse con las reacciones al asesinato de George Floydd en Estados Unidos, los contextos en donde aún tales manifestaciones no son posibles, se enfrentan al desafío de pensar cómo continuar la lucha durante y “después” de la pandemia. 

Acá un recuento de lo que fue el 2019 en las calles de Abya Yala:

¿Qué está pasando en América Latina?

2019: Movilizaciones ciudadanas y cambios disruptivos en América Latina

Una ola de protestas histórica en Latinoamérica: ¿Qué está pasando y por qué ahora?

La represión de las protestas en América Latina dejó 210 muertos en 2019

Protestas latinoamericanas de 2019-2020