Categorías
América Latina racismo

How bad was Columbus really?

The newspaper Die Presse has something to say about the toppling down of the colonial statues of Columbus in the context of the Black Lives Matter movement. Labeled as “History”, it gives its platform to explain what is “wrong” with these actions. In that attempt, the newspaper relativizes the facts and consequences of the colonization of the Americas, and in doing so irresponsibly misinforms those who read it.

Die Presse publishes: “To clarify the question of genocide (…) In fact, 90 percent of the Caribbean natives died in the first years of the conquest. But they were not victims of cannons or muskets, but of swine flu. Later, smallpox and measles carried off large parts of the Mexican population. It took over a generation for everyone to have antibodies. The Europeans had long since been immunized. Sooner or later, the peoples of “the two Americas”, isolated for thousands of years, would have come into deadly contact with the viruses, whether by discovery, conquest or trade.”
It is presented as an unavoidable misfortune that the indigenous peoples lacked “exposure” and that to some extent the Spaniard accelerated a process of immunization that was inevitable. This follows the pattern that European history is the history that all of humanity has to go through. But not only is this not true, it omits the use of disease transmission as a non-accidental virological weapon.

As for the acts of violence committed by the colonizers, they are deemed to have been “less excessive than in wars between the American peoples themselves, and in many cases they were punished by the Spanish Crown.” It argues: “A targeted genocide would not have been in keeping with the Spanish people’s motives at all: they wanted gold, spices and food – and to grow the latter they needed the labour of the natives.”
>> Right, just as they didn’t kill enslaved people because they needed their labour.

The article continues stating how Spanish colonization would “deserve that Statues are erected rather than being toppled – not for the discoverer, but for his employer. The “Catholic Queen” Isabella of Castile … stopped the enslavement trade.. ([except] for the enslavement of “cannibals”) until her grandson Charles V banned any form of slavery in the Viceroyalty – centuries before its abolition in the USA.” >> What?

As for the destruction of cultural heritage: “This resulted in some heavy losses for the cultural heritage, such as the destruction of Tenochtitlan and the burning of the Mayan legal texts. But to condemn the Spaniards for this is to measure them against the criteria of the 21st century. Even Immanuel Kant wrote in “Of the Different Races” that mankind had attained its “greatest perfection” in the “race of the whites””.
>> Time here seems to be lost. Kant’s work of inscribing the ideological results of colonization into academic language was done hundreds of years after the initial stages of destruction of cultural heritage. They are different contributions to the construction of white supremacy, both requiring accountability.

The article also seeks to use the winners/losers argument and implies that oppressing others was “shared by those who were on the side of the strongest, whether in Europe, Asia or indigenous America.”
>> This notion of people oppress people in all societies is false following archeological historical data. But even if it would be true, as a society we should in all escenarios be seeking to right historical wrongs. So we should always advocate against the injustice of our oppression and not relativize this with the idea that everybody gets its turn at being the oppressor.

A misinformed paragraph speaks of views where Spaniards believe themselves to be racially and culturally superior in facing the people of Abya Yala, and how the change in this perspective can be traced already to the Queen Isabel decreeing Spaniards should marry “Indians”.
>> This misses some very known facts about marrying being a way of acquiring native property legally by marriage, of dealing with the consequences of systematic rape, and of securing wives for free care-work to sustain the colonizing enterprise.

Under the subtitle “Spaniards as language saviors” the article states that “Missionaries learned the languages of the natives to convert them. More than 30 universities with chairs for this purpose. Books were also printed in indigenous idioms – this was the only way they could survive in the cultures of the Andes until today, since they did not know any writing, ”
>> Not true. There were several systems of keeping track of knowledge that wanted to be transmitted (manuscripts, quipus, calendars, etc.). These were understood as potential decolonizing tools by the colonizers and orders were given for their complete destruction. What was not destroyed was removed from the culture and sent to curiosity cabinets, which later passed on to museums.

The article finally closes with: “No, the closer you look, the less suitable is the heritage of Columbus for a culture war under the banner of “Black Lives Matter”. What the Hispanic Council highlights are the fruits of the meeting of cultures: Europeans brought the wheat, the vine, the domestic pig, the printing press and the horse (which had been extinct in the New World for centuries). But they were also richly endowed: with the tomato, the chocolate and the potato, which saved Europe from many famines. It is this praise of commonality, of shared culture, for all the historical injustice and suffering, that is barely audible in the din of the fallen monuments.”

No.

What these toppled down monuments mean is we no longer agree to live under the lies of a system of reality that denies our humanity and teaches to praise our murderers. Fortunately it is not up to a council to or to Die Presse to decide what will happen. Our movements will continue standing up for equality and social justice and rewriting history.

The article is not accessible online without an abo. So I uploaded it here in German, English and Spanish so those affected by what is written here can have access to read it.

Categorías
América Latina propuestas

Lanzamiento Pacto Social del Sur

Este 24 de junio se lanza el Pacto Social del Sur.

Por un pacto social, ecológico, económico e intercultural para América Latina:

¡Adhiérete ya!

Durante mucho tiempo, las élites nos contaron que no se podía parar los mercados ni la gran máquina de acumulación capitalista, pero resulta que sí, que es posible activar el freno de emergencia cuando se decide que la vida está en peligro.

La crisis desnudada por la pandemia ha potenciado las desigualdades y muestra que nuestro futuro está en juego. Una parte de la población está encerrada, otra parte enfrenta contagio, represión y hambre. Los pueblos indígenas y afroamericanos están expuestos a una nueva ola de exterminio; la violencia patriarcal y racista y los feminicidios han aumentado. Mientras, viejos y nuevos grupos de poder aprovechan la emergencia para asegurar que el “retorno a la normalidad” o “la nueva normalidad” no les deje sin beneficios.

La pandemia es una tragedia para muchas personas, cuyo dolor compartimos. Pero la pausa impuesta al capitalismo mundial por el COVID-19 representa también una enorme oportunidad de cambio: la de construir nuestro futuro desde el cuidado de la vida.

Aun cuando se mantienen profundas heridas a la naturaleza, este freno forzado también significó desacelerar la destrucción de ecosistemas, sobre todo por la disminución de las emisiones de CO2. Las clases medias mundiales experimentan colectivamente que es posible vivir sin ese consumo exacerbado que provoca destrucción ambiental y que amenaza la vida misma en el planeta; que la felicidad y la calidad de vida tienen dimensiones más relevantes que el poseer y acumular cosas, como es vivir en un tejido de relaciones afectivas confiables.

Se ha puesto en evidencia que la vida campesina, los sentidos de comunidad, el cuidado y la reciprocidad son centrales en el sostenimiento de la vida; que, a pesar de vivir en el capitalismo, no vivimos por y para el capital. Tomamos conciencia de que la comercialización directa, los intercambios sin dinero, las redes por fuera de los mercados capitalistas hoy resuelven muchas de nuestras necesidades básicas; y experimentamos que tienen espacio y potencial para el futuro.

Incluso en escenarios formales, ideas antes inconcebibles o consideradas inviables, ocupan un lugar central en la agenda a nivel mundial. Aun agencias económicas como la CEPAL proponen una renta básica universal, y el Fondo Monetario Internacional recomienda a los gobiernos introducir un impuesto a la riqueza, para contrarrestar la escandalosa desigualdad y reducir los déficits fiscales. En el norte global, movimientos sociales y políticos pugnan por un nuevo pacto ecosocial global para salvar el planeta, que articule justicia social y justicia ambiental.

Retomando propuestas elaboradas colectivamente en distintos contextos, proponemos un Pacto Social, Ecológico, Económico e Intercultural para América Latina. Este Pacto no es un listado de demandas que dirigimos a los gobiernos de turno. Más bien, invita a construir imaginarios colectivos, acordar un rumbo compartido de la transformación y una base para plataformas de lucha en los más diversos ámbitos de nuestras sociedades. Convoca a movimientos sociales, organizaciones territoriales, gremiales y barriales, comunidades y redes, pero también a gobiernos locales alternativos, parlamentarixs, magistradxs o servidorxs públicos comprometidos con la transformación; para cambiar las relaciones de fuerza, mediante plebiscitos, propuestas de ley, u otras muchas estrategias con una real incidencia para imponer estos cambios a las instituciones existentes por parte de una sociedad organizada y movilizada.

En este sentido, los puntos que siguen buscan articular justicia redistributiva, de género, étnica y ambiental. Algunos de ellos prevén un papel más protagónico de las instituciones públicas y otros se refieren más a las prácticas y cambios de facto que se tejen desde abajo y se van expandiendo horizontalmente.

  • Transformación Tributaria Solidaria. Propuestas nacionales de reformas tributarias según el principio: “Quién tiene más, paga más – quién tiene menos, paga menos”. Deben incluir el impuesto a la herencia, a las grandes fortunas, a los mega emprendimientos, a las rentas financieras y, como medida transicional, al daño ambiental. En lugar de que todxs paguen impuestos universales, y solo algunxs tengan protección social, proponemos que solo los que más tienen tributen, pero en cambio todxs estén protegidos.
  • Anulación de las Deudas Externas de los Estados, y construcción de una nueva arquitectura financiera global. En estos momentos extraordinarios se justifica, dejar de pagar la deuda externa como se hizo en 1931/32, y como lo propuso la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), el presidente de Francia Emmanuel Macron y el Papa Francisco. La cancelación de la deuda externa de los países del Sur global, constituye un primer paso de reparación histórica, por la deuda ecológica y social contraída por los países centrales desde la colonia.
  • Creación de sistemas nacionales y locales de cuidado que ponen la sostenibilidad de la vida en el centro de nuestras sociedades. El cuidado es un derecho y, como tal, debe incluir un rol más activo del Estado y de las empresas en consulta y corresponsabilidad permanente con los pueblos y comunidades. Esto permitirá combatir la precariedad laboral y alcanzar una mejor repartición de las tareas del cuidado, en términos de clases sociales y de género, pues el mismo recae de modo desigual sobre las familias y en ellas, sobre las mujeres. Debemos promover políticas públicas que enlacen cuidado con protección social, atendiendo las necesidades de personas mayores en situación de dependencia, niños y niñas, personas con discapacidad severa y demás individuos que no puedan atender sus necesidades básicas.
  • Una Renta Básica Universal que unifique la política social a través de la introducción de una renta básica para todxs, y que sustituya las transferencias condicionadas focalizadas heredadas del neoliberalismo, para poder salir de la trampa de la pobreza. Tal como acaba de recomendar la CEPAL a los gobiernos latinoamericanos. Disminuir la jornada de trabajo sin disminución de salario, para repartir tanto el empleo formal como las tareas de cuidado.
  • Priorizar la Soberanía Alimentaria. En un momento en el cual la región latinoamericana presenta el mayor grado de concentración de la tierra a nivel mundial, es prioritario desarrollar políticas que apunten a la redistribución de la tierra, del acceso al agua y una profunda reforma a las políticas agrarias, alejándose de la agricultura industrial de exportación con sus efectos ambientales y sociales nefastos. Se trata de priorizar la producción agroecológica, agroforestal, pesquera, campesina y urbana, promoviendo el diálogo de saberes. Fortalecer los mercados campesinos y locales. Crear redes de distribución de semillas para asegurar su libre circulación, sin propiedad intelectual. Reforzar las redes de distribución campo-ciudad y la certificación comunitaria entre consumidores y productores. Fomentar la propiedad social, colectiva y comunitaria de la tierra, generando soberanía a quienes la cuidan y trabajan, y protegiéndoles de la especulación.
  • Construcción de economías y sociedades postextractivistas. Para proteger la diversidad cultural y natural, necesitamos una transición socio-ecológica radical, una salida ordenada y progresiva de la dependencia del petróleo, carbón y gas, de la minería, la deforestación y los grandes monocultivos. Es necesario transitar hacia matrices energéticas renovables, descentralizadas, desmercantilizadas y democráticas y modelos de movilidad colectivos, seguros y de calidad. Se debe reducir el riesgo frente al colapso climático, una amenaza más grave que la pandemia como nos muestran inundaciones, sequías, deslaves e incendios.
  • Recuperar y fortalecer espacios de información y comunicación desde la sociedad, actualmente dominados por los medios de comunicación corporativos y las redes sociales que forman parte de las corporaciones más poderosas de nuestros tiempos. Para disputar los sentidos históricos de convivencia, desde medios ciudadanos, pero también desde la calle, la plaza y los espacios culturales.
  • Autonomía y sostenibilidad de las sociedades locales. La pandemia ha mostrado la fragilidad de las cadenas globales de producción, y la riqueza de los esfuerzos locales, y nacionales. La enorme creatividad de los pueblos latinoamericanos debe ser la base para los cambios políticos, que promuevan la autonomía y sostenibilidad de los territorios y sociedades locales. Corresponde fortalecer la autodeterminación de los pueblos indígenas, campesinos, afro-americanos y experiencias comunitarias urbanas populares en términos económicos, políticos y culturales; desmilitarizar los territorios y el conjunto de la sociedad; apoyar los mercados locales; democratizar el crédito, apoyar a las pequeñas y medianas empresas, la soberanía energética local comunitaria basada en modelos sustentables y renovables.
  • Por una integración regional y mundial soberana. Es imperativo favorecer los sistemas de intercambio local, nacional y regional a nivel latinoamericano, con autonomía del mercado mundial globalizado que abran alternativas al monopolio corporativo. Introducir monedas paralelas al dólar en diferentes escalas permitiendo una desconexión relativa de las peligrosas dinámicas del mercado mundial, fortaleciendo los intercambios entre países de la región y su diversificación económica complementaria.

Tomado de su web: https://pactoecosocialdelsur.com/

Categorías
América Latina COVID-19

Corona, epidemics, and the Americas. Eine umfassende Linksammlung

Das Zentrum für Inter-Amerikanische Studien an der Universität Graz hat zum Thema der Corona-Pandemie in den Amerikas eine Linksammlung zusammengestellt, die Interessierten die Arbeit über die Pandemie in den Amerikas erleichtern oder einfach nur wertvolle Informationen vermittelt.

LINK COLLECTION

Categorías
América Latina racismo

Racismo hacia Afro-Latin*s: El caso de Nicaragua

En tiempos de coronavirus, crisis ecológica y protestas mundiales contra el racismo, la autora Judith Hooker analiza el racismo en Nicaragua.

La académica nicaragüense, autora de varias investigaciones sobre teoría política comparada y teoría crítica de la raza, tiene también entre sus principales intereses de investigación el pensamiento político negro, el pensamiento político latinoamericano, la política afrodescendiente e indígena y los derechos multiculturales en América Latina.

Es la autora de Raza y las políticas de la solidaridad (Oxford University Press, 2009), y La raza teórica en las Américas (Oxford University Press 2017), obras en las que yuxtapone los relatos de raza formulados por destacados académicos en Estados Unidos de los Siglos XIX y XX,  y pensadores afroamericanos y latinoamericanos.

Para ella, ha sido particularmente importante analizar cómo los pueblos afrodescendientes e indígenas de la Costa Caribe fueron incorporados a Nicaragua como nación, y qué implicaciones tuvo esa «anexión» a nivel social, político, humano y legal.

“Tenía que entender el nacionalismo nicaragüense, y ver cuál es el discurso oficial sobre qué es Nicaragua y cómo se imagina la Costa como parte de esa Nicaragua”, expresó la investigadora.

En esta entrevista con la revista digital Niú, Hooker analiza el contexto social y político del país, en el que sigue prevaleciendo el racismo y olvido a la Costa Caribe, aún 30 años después de la aprobación de Ley de Autonomía.

Categorías
América Latina COVID-19 Perú

The impact of the Covid-19 in indigenous zones in Latin America

Racialized and impoverished communities are suffering the strongest impact of the virus. Facing the habitual governmental distance lots of indigenous communities throughout Latin America are strongly suffering the impact. 

It is important to extend support particularly in these times and to look after the many initiatives that have arisen in order to counter this situation.

Useful links:

Campaña 300 desenhos

Campaña Dibujos por la Amazonia

(Drawing by peruvian artist Piero Quijano)

Categorías
América Latina COVID-19 protestas

Escenarios Post cuarentenas: ¿hay espacio para la transformación política?

La Cepal, Comisión Económica para América Latina y el Caribe, estima que “el producto interior bruto (PIB) de la región se contraerá un 5,3 % este año, que habrá 11,6 millones de nuevos desempleados y 215 millones de pobres, pues la tasa de pobreza pasará del 30,3 % al 34,7 % de la población.” 

“Para mitigar los devastadores efectos de la pandemia, la Cepal pidió este martes a los Gobiernos latinoamericanos implementar “inmediatamente” una renta básica que permita a la población más golpeada sobrevivir mientras dure la crisis del coronavirus, que mantiene a la mayoría de las economías de la región a medio gas. La propuesta del organismo es que el denominado ingreso básico de emergencia (IBE) tenga una duración de al menos seis meses y sea equivalente a una línea de pobreza, que supone aproximadamente 143 dólares mensuales. La medida, que en principio solo beneficiaría a los 215 millones de personas en situación de pobreza, supondría un gasto adicional del 2,1 % del PIB regional.”

“”Si la ciudadanía ve que esta crisis fue el shock necesario para cambiar de mentalidad y de modelo de desarrollo, podremos tener un mejor futuro”, indicó en una entrevista a Efe la secretaria ejecutiva del organismo dependiente de la ONU, Alicia Bárcena. Por el contrario, agregó, “si los Gobiernos están pensando en volver a lo que había antes, ahí es donde se va a desatar la crisis social nuevamente porque no queremos volver a tanta desigualdad y a tantas brechas estructurales”.”

Tomado de “Las protestas volverán a América Latina si la respuesta a la pandemia es insuficiente.”

Categorías
América Latina protestas

Foro Urgente para Latinoamérica

¿Qué está pasando en América Latina?” fue una oportunidad para intercambiar puntos de vista sobre la situación en América Latina, en Amerlinghaus, Viena, Austria. Foro realizado el 21/11/2019.

In the beginning of November 2019, various Latin-American countries such as Ecuador, Bolivia and Colombia, Chile, and Argentina experienced an upheaval of social movements and unrest directed towards social inequality, neoliberal structures and authoritarian developments. 

With the Pandemia hitting Latinamerica, mobilization and protests had to stop abruptly, with authoritarian actions and military control impeding the population to leave their houses and publicly manifest their demands. Dealing with this crisis, latinamerican countries face immense challenges, with structural problems, inequalities and social insecurity becoming ever more evident, with many fearing for their existence, struggling with hunger and access to public health. 

The 21st of November 2019 a forum about the latinamerican situation took place in the Amerlinghouse in Vienna. Activists from different latinamerican countries living in Austria gave insights into the then current situation, structural problems and existing conflicts of interest. Giving space to their input and analysis on this blog, we want to remind which unresovled conflicts existed before the Pandemia hit Latinamerica. We should observe critically to what extent those conflicts and demands will have an impact on and influence on how those countries deal with the current situation of crisis – which is deeper than only the covid-crisis and includes a political, social and environmental crisis as well – and which course of action they take. With the consent of the organizers, activists and representatives of the activist groups we show the introduction to the forum and the presentations from Bolivia, Chile, Ecuador, Colombia.

—————————————————————————————–

A principios de noviembre de 2019, varios países latinoamericanos como Ecuador, Bolivia y Colombia, Chile y Argentina experimentaron un levantamiento de movimientos sociales y disturbios dirigidos hacia la desigualdad social, las estructuras neoliberales y los desarrollos autoritarios. 

Con la pandemia que golpeó a América Latina, la movilización y las protestas tuvieron que cesar abruptamente, con acciones autoritarias y control militar que impidieron a la población salir de sus casas y manifestar públicamente sus demandas. Para hacer frente a esta crisis, los países de América Latina se enfrentan a inmensos desafíos, ya que los problemas estructurales, las desigualdades y la inseguridad social son cada vez más evidentes, y muchos temen por su existencia, luchan contra el hambre y el acceso a la salud pública. 

El 21 de noviembre de 2019 se celebró un foro sobre la situación latinoamericana en la Amerlinghouse de Viena. Activistas de diferentes países latinoamericanos que viven en Austria dieron su opinión sobre la situación actual, los problemas estructurales y los conflictos de intereses existentes. Dando espacio a sus aportes y análisis en este blog, queremos recordar qué conflictos no resueltos existían antes de que la pandemia golpeara a América Latina. Deberíamos observar críticamente hasta qué punto esos conflictos y demandas tendrán un impacto e influencia en la forma en que esos países abordan la situación actual de crisis -que es más profunda que sólo la crisis covid que incluye también una crisis política, social y ambiental- y qué curso de acción toman. Con el consentimiento de los organizadores, activistas y representantes de los grupos de activistas mostramos la introducción del foro y las presentaciones de Argentina,  Bolivia, Chile, Ecuador, Colombia.

Introducción, Ruth sierra León y Fernando Romero -Forsthuber:

Contextualización sobre la situación del gobierno de Mauricio Macri en Argentina, Juan Gerez- GEAA:

Pamela Monroy Quispe sobre la situación en Bolivia:

Vanessa Savedra – Grupo Chile despertó Viena, sobre el estallido popular chileno:

Marcela Torres Heredia sobre los asesinatos de líderes sociales en Colombia:

Sara Vaca sobre la desestabilización en Ecuador:

Todos los videos fueron realizados por Alfredo Ledesma.

Categorías
América Latina protestas

Textos recomendados

Algunas sugerencias enviadas por aliadas y compañeras de ruta y lucha…

Textos recomendados desde Chile:

La revuelta de octubre, en torno a abusos, excesos y derrumbes

Donde los miedos se transforman en rabia

Los seis meses que transformaron Chile

Chile, 2019. Foto: Getty agencia BBC.

Textos recomendados desde Colombia:

Centro Nacional de Memoria sale de la red internacional de Sitios de Consciencia

No a la censura en el Centro Nacional de Memoria Histórica

En el bombardeo de Caquetá murieron ocho menores, no siete, revela la fiscalía.

Textos recomendados desde México:

PRONUNCIAMIENTO de Restauradoras con Glitter ante las pintas de la manifestación y marcha feminista del pasado 16 de agosto

La herida que sí ves

Texto publicado por María Teresa Priega-Roca frente a la criminalización de las protestas en agosto, vía facebook: 

Las cámaras siguen con meticulosidad las roturas en la estación del Metrobús.

“Las feministas, vandalizan…”

Son destrozos. Sí.

Imaginemos que es una mujer. Que es de noche. Que es su cuerpo.

Así sucede.

Los feminicidas vandalizan los cuerpos femeninos.

Los destruyen. Los escrituran.

Un pezón arrancado a dentelladas.

La escritura de la más feroz de las violencias.

Y caminan las calles de las ciudades ensangrentadas.

Los feminicidas. Los violadores.

Como si nada.

“Objeto punzo-cortante. Treinta y cinco puñaladas. Introducción objetos. Cortes transversales. Irreconocible por quemaduras”.

“Están rompiendo los vidrios con un extinguidor”, nos informa el reportero esta noche.

Nota roja pan nuestro de cada día: “Violación tumultuaria”.

“Vandalizan los muros”, nos informa el reportero esta noche.

Nota roja pan nuestro de cada día: “Cuerpo femenino. 20 años. Fragmentado”.

“Fragmentado”, quiere decir, que después de violación, tortura, feminicidio, cortaron el cuerpo en pedazos.

Ajá, con una sierra, por ejemplo.

O, con cuchillo, ¿verdad? Sí, es laborioso.

Y, luego, hay que ir al supermercado, ¿verdad? por las bolsas negras de basura. ¿Verdad? De esas de plástico.

Es difícil que las madres encuentren el cuerpo de sus hijas.

Los familiares buscan.

Cuerpos desmembrados.

Daniela en ese taxi que desviaba la ruta.

Sola. Desamparada. La chamaca más infinitamente sola del mundo.

Somos esa sociedad, que no supo y no pudo proteger a Daniela.

“¡Ayúdame!”

“Ya no se ve nada”.

Una niña, una adolescente, una mujer.

Una niña una adolescente una mujer.

Una niña una adolescente una mujer.

Así, nueve veces, cada día.

Su rostro, sus palabras, su vida.

Su pánico. El horror.

Su a- se- si -nato.

Lento y terrible, sí.

Son demasiados.

A los medios no les daría el tiempo de cubrirlos.

No. Es un matadero de mujeres, no bastan los reporteros. Ni las cámaras.

No bastan.

Y no se trata de deprimir a la audiencia.

La asesinaron en su casa.

A dos cuadras de su casa.

Tenía 11 años: en el pesero.

Tenía 70 años: en su hogar.

Por allí comenzamos.

Por los cuerpos femeninos vandalizados.

Destruidos lentamente.

Por los cuerpos fragmentados arrojados en bolsas al río de los Remedios.

En un tanque de agua en la azotea: el cuerpo de una mujer.

En cualquier lote baldío: un cuerpo, dos cuerpos, tres cuerpos. “Femenino masacrado”.

Allí, en esos huesos para el forense. Hubo una vida. Un nombre. Una manera de andar por el mundo.

“La violencia no se combate con más violencia”.

Es verdad. Es verdad.

Suena justo. Hasta bonito.

La legalidad, caray, qué más quisiéramos.

¿Cómo les digo? Es un asunto de proporciones.

La barbarie. Tomó las calles.

Tenemos miedo. Casi todas. Y, ellas, más. Son tan jóvenes. Son valientes. Son sororas. Y nos dicen:

“Nos están matando”.

Hoy, se escrituraron los muros alrededor de una glorieta en la Ciudad de México…

Estamos obligados a escuchar.

No ha sucedido. No hemos podido. Escuchar.

Daniela: “Ya no se ve nada”.

Y, esta tarde- noche.

Una joven viva. Viva. Viva.

Abre los brazos hacia las nubes.

Como en la foto.

Por ellas.

Esa es la “secuencia”.

Esa, y no otra.

Y, se los ruego.

A los enemigos de la Cuarta T.

No irrumpan acá.

Por favor, no.

Los feminicidios, por primera vez, tienen la posibilidad de ser escuchados.

No comenzaron hace ocho meses.

Ojalá, que los feminismos…

tan distintos entre sí…

ojalá, y que todas las generaciones de los feminismos…

podamos abrirnos a un diálogo.

Nos necesitamos.

Vamos juntas.

A pesar de nuestras diferencias: ante la violencia misógina,

vamos juntas.

Nos tenemos que cuidar.

Tomemos las plazas. ¡Claro que sí!

Tomemos también, las mesas de diálogo.

Tenemos tanto que aprender las unas de las otras.

Ni una Menos.

Si Tocan a Una Respondemos Todas.

Categorías
América Latina protestas

Ampliando el contexto de las luchas en suspenso

Bolivia, noviembre 2019. Fuente: CNN en español

Este texto de Mayumi Yasunaga Kumano, amplía la información respecto de las condiciones que explican la ola de protestas en la región más desigual del planeta, que se vieron paralizadas por el COVID-19. Según ella:

“Este deterioro de las condiciones de vida y de la economía es uno de los motivos del descontento del ciudadano con el sistema político y sus representantes. Si acudimos a los datos aportados por el último informe de Latinobarómetro del año 2018, la situación política en América Latina se ha deteriorado de forma considerable. El número de ciudadanos que apoya la democracia como sistema político ha caído en varios países. Desde el año 2013 en Paraguay el apoyo a la democracia cayó 10 puntos. En Ecuador, 11 puntos y en Argentina y Brasil 15 puntos. Un dato importante relacionado con el apoyo a la democracia es que este se da en mayor proporción entre la clase media. La reducción de esta clase social puede ser perjudicial para los sistemas democráticos, sobre todo teniendo en cuenta la satisfacción general de la ciudadanía con la democracia en sus países. En Brasil, solo el 9 % de la población se siente muy satisfecha o satisfecha con la democracia, otros países como Perú, El Salvador, Venezuela, México o Guatemala oscilan entre el 11 % y el 20 %. 

Otro dato revelador de la desigualdad social trasladada a nivel político en América Latina se encuentra en la pregunta de si se gobierna para unos pocos o en interés del pueblo. En Brasil, México, Paraguay, Venezuela, El Salvador, Perú o República Dominicana, la proporción de ciudadanos que responde «en beneficio de grupos poderosos» oscila entre el 90 y el 83 %. En cuanto a la opinión sobre la justicia con la que se reparte la riqueza en sus países, las respuestas son igual de negativas. En Brasil y Venezuela, solo el 8 % cree que se reparte la riqueza de manera muy justa o justa; en Argentina un 9 %, El Salvador, un 10 %, México y Perú un 12 % y Colombia, un 14 %. 

Conectado con ello se da un elemento potenciador de la desigualdad en la región: la corrupción, fruto de la debilidad institucional en América Latina. La apropiación de fondos públicos por los representantes políticos en todos los niveles de la administración, desde el estatal hasta el local, implica no solo el crecimiento desproporcionado de la renta de una serie de individuos, sino también la infrafinanciación de los servicios sociales dirigidos a los más desfavorecidos, aumentando así la desigualdad. Según Oxfam, en 2014 el 10 % de la población de América Latina poseía el 71 % de su riqueza, lo que ofrece una imagen clara de lo enquistada que está la desigualdad en la región.”

Categorías
América Latina protestas

Una pausa forzada mientras retomamos las calles

Mientras seguimos a la distancia noticias sobre el COVID-19 en Perú y el mundo, nos preguntamos cómo continuarán las protestas con las que empezó el 2020…

El año 2019 fue un momento de respuestas sociales explosivas, llamado “La Primavera Latinoamericana” por algunos medios de comunicación. Chile, Ecuador, Colombia, México, Bolivia, Venezuela, Haití, Nicaragua, Argentina y en menor medida Perú, vieron sus calles rebalsadas de gente reunida alrededor de distintas causas: rechazo al modelo neoliberal, conflictos socio ambientales, el rechazo al feminicidio y la necesidad de legalizar el aborto, vacíos de poder y crisis de gobernabilidad generalizadas. 

Este fenómeno se caracterizó por el fuerte contraste entre el creciente uso del color, el sentido del humor, la música y demás expresiones culturales que celebran la variedad identitaria; y el aumento de la violencia policial ante la venia de los gobiernos regionales, que vienen criminalizando progresivamente el derecho ciudadano a la protesta.

La imposición de la cuarentena llegó a estos países como un baldazo de agua fría ante la fuerza que los movimientos sociales adquirían con el pasar de los meses, justo después de la marcha del 8 de marzo del 2020, que implicó una amplia movilización en varios países. Mientras muchos empiezan a salir de sus casas para solidarizarse con las reacciones al asesinato de George Floydd en Estados Unidos, los contextos en donde aún tales manifestaciones no son posibles, se enfrentan al desafío de pensar cómo continuar la lucha durante y “después” de la pandemia. 

Acá un recuento de lo que fue el 2019 en las calles de Abya Yala:

¿Qué está pasando en América Latina?

2019: Movilizaciones ciudadanas y cambios disruptivos en América Latina

Una ola de protestas histórica en Latinoamérica: ¿Qué está pasando y por qué ahora?

La represión de las protestas en América Latina dejó 210 muertos en 2019

Protestas latinoamericanas de 2019-2020